Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

jueves, 25 de febrero de 2010

Juegos Secretos

Un barrio residencial, del estilo del de Mujeres desesperadas, habitado por gente de clase media. Sarah Pierce coincide en el parque con otras mujeres casadas, que llevan a sus niños a jugar ahí. Sus vidas son anodinas. Les falta ilusión, metas dignas de ese nombre, hasta el punto de que la mayor emoción del día sucede cuando llega con su crío el apolíneo Brad Adamson. Los ojillos se les van, fantasean y bromean sobre él, pero ninguna se atreve a dirigirle la palabra. Excepto la hastiada Sarah, que acepta el reto de una de sus amigas para pedirle el teléfono, y hasta le planta un beso en la boca. A partir de ese momento ninguno de los dos puede olvidar al otro. El descubrimiento de Sarah de que su marido es adicto al cibersexo hasta límites enfermizos, y la frustración profesional de Brad -no acaba de sacar su título de derecho, los éxitos y control de su esposa le exasperan- propician primero una "inocente" amistad con la excusa de llevar a sus respectivos hijos a la piscina, y luego el adulterio (im)puro y duro. Se suman al cuadro de personajes insatisfechos un policía amargado, que descarga adrenalina jugando al fútbol americano, y que se ha arrogado el papel de garante de la seguridad de los niños del barrio; y Ronnie J. McGorvey, un exhibicionista convicto, recién salido de la cárcel y con serios problemas psicológicos, que vive en casa de su madre.
Una película triste, muy triste. Decididamente deprimente. Se basa en un novela de Tom Perrotta, coguionista del film con el director, Todd Field, que firmó la también deprimente En la habitación. Y pese a ese tono que no te alegra el día, la película está contada con garra, y se habla de frente y sin tapujos de una sociedad enferma y desamorada, a la que faltan alicientes para seguir adelante, donde la satisfacción del propio yo parece el único objetivo. Ante tal vacío interior, el lema "sentir que estoy vivo" se convierte en motor de la existencia que sólo genera nuevas frustraciones, porque ni se acerca a colmar las ansias de felicidad que cualquier ser humano alberga.

Es cierto que estamos ante una de esas historias que apunta a los problemas, pero no va más allá. Algo es algo, pero tal planteamiento sabe a poco, y la crudeza con que se expone todo no ayuda a mejorar las cosas. Nos presenta unas patologías obsesionadas por el sexo, que por desgracia los medios de comunicación alimentan de modo exponencial. Habla de los miedos, auténtico pánico, a enemigos externos, mientras no se reconoce al peor enemigo, al que llevamos dentro. La incomunicación es un problema, en el matrimonio no se encaran las dificultades, que se tratan de resolver por "la puerta trasera". Hay escaso margen para cambiar de vida, las etiquetas y los prejuicios te marcan para siempre. En el film subyace una antropología profundamente pesimista, donde impera el egoísmo, y el bien familiar no se valora suficientemente. Sólo las situaciones límite y el incontrolable azar parece que puedan dar la oportunidad de enderezar la propia vida. Todd Field vuelva a demostrar que es un gran director de actores, todos están en su sitio. Sobresale Kate Winslet, una de las mejores actrices del momento, de ésas que hacen fácil lo difícil, o al menos que parezca así. Ha sido nominada al Oscar por su trabajo, al igual que el desconocido Jackie Earle Haley, que encarna al patético y frágil Ronnie.

Living in an upper middle class family-oriented suburb, Sarah and Richard Pierce, who have an infant daughter Lucy, have a dysfunctional marriage. Sarah is already seen as a bit of an outsider amongst the "park mothers", so news of the Pierce's dysfunctional marriage would drive a further wedge between Sarah and the rest of the mothers, who espouse the "white picket fence/2.4 children" mentality. Into the park comes househusband Brad Adamson and his infant son Aaron. Not knowing who he is or his story, the park mothers coin him "The Prom King" because of his preppy good looks. They collectively have a "look but don't touch" mentality toward Brad. Brad is struggling to find his place in life, having already failed the bar exam twice and avoiding his third attempt. He continually is looking for connections to his youth, when his life held so much promise. As such, he too is in a unsatisfying marriage to his beautiful and driven wife, Kathy, the household breadwinner. By chance, Sarah and Brad get to know each other, and are attracted to each other if only in their search for that something missing in their lives. The question becomes what they are to do with their feelings. In the meantime, sex offender Ronnie McGorvey, who was convicted for exposing himself to a child, moves into the neighborhood into the home of his mother, upon whom he has a pseudo-Oedipus complex. Ex-police officer Larry Hedges, an acquaintance of Brad's, takes it upon himself as his primary goal in life to rid the "perfect" family neighborhood of this scourge.





"Te atrae como si tuviera una fuerza magnética." (Peter Travers: Rolling Stone)

"Soberbia (...) Una película exigente, desafiante, imposible dejar de pensar en ella." (A. O. Scott: The New York Times)

"Perrotta y Field (...) comprenden este mundo lo suficiente para mostrarlo con fría precisión, pero se acercan a él, a ratos, con una calidez que desarma. Los personajes no son arquetípicos: son personas." (Mick LaSalle: San Francisco Chronicle)

"Lentamente pierde su gancho, y se convierte simplemente en otra historia sobre la infidelidad, si bien es cierto que excepcionalmente hecha y muy bien interpretada." (Rene Rodriguez: Miami Herald)

"Los personajes están tratados con tal compasión que sus locuras se convierten en las nuestras, y sus deseos parecen tan inmensos como una noche estrellada." (J.R. Jones: Chicago Reader)

"Notable drama sobre la ceguera moral y el conservadurismo sentimental (...) Field huye en todo momento del tópico y juega con la acerada sorpresa narrativa" (Javier Ocaña: Diario El País)

"La historia, que es un tanto banal, adquiere límites altísimos en la historia del proxeneta, (...) prodigioso trabajo de Earle Haley." (José Manuel Cuéllar: Diario ABC)

"Más allá del convincente costumbrismo, la credibilidad se basa en la verosimilitud de sus sentimientos." (Francisco Marinero: Diario El Mundo)

2006: 3 Nominaciones a los Oscar: mejor actriz (Kate Winslet), mejor actor secundario (Jackie Earle Haley), guión adaptado

Director: Todd Field. Interpretes: Kate Winslet (Sarah Pierce), Patrick Wilson (Brad Adamson), Jennifer Connelly (Kathy Adamson), Gregg Edelman (Richard Pierce), Noah Emmerich (Larry Hedges), Jackie Earle Haley (Ronald James McGorvey), Phyllis Somerville (May McGorvey), Ty Simpkins (Aaron Adamson), Sadie Goldstein (Lucy Pierce). Guión: Todd Field y Tom Perrotta; basado en la novela de Tom Perrotta. Música: Thomas Newman. Fotografía: Antonio Calvache. Título Original: Little children. País: USA. Año: 2006. Duración: 130 min. Género: Drama.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...