Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

lunes, 13 de abril de 2009

Porque Lo Digo Yo

Daphne Wilder (Diane Keaton) es una madre cuyo amor no conoce límites ni fronteras. Ha criado, como madre soltera, a tres chicas estupendas –la patosa pero adorable Milly (Mandy Moore), la sensata psicóloga Maggie (Lauren Graham) y la sensual e irreverente Mae (Piper Perabo)– para que se conviertan en la clase de mujeres que cualquier madre mataría por tener. Con el fin de evitar que la más joven, Milly, cometa los mismos errores sentimentales en los que ella cayó, Daphne decide emparejarla con el hombre perfecto. Sin contarle nada a Milly, pone un anuncio en una página de contactos en Internet para encontrarlo. Si alguien sabe exactamente lo que su hija necesita y lo que no de una relación a largo plazo, esa es Daphne… o al menos eso es lo que piensa ella.

Suele decirse que el mayor pecado que puede cometer una película es provocar el aburrimiento. En el caso de la comedia, tal pecado sólo puede considerarse como mortal. Y en él cae de modo flagrante este supuesto film romántico y de enredo que tiene muy, pero que muy poca gracia. La cosa va de Daphne, una madre cerca de los sesenta, viuda y con tres hijas; dos de ellas ya se han casado, pero Milly no acaba de encontrar a su media naranja. Daphne no confía mucho en la habilidad de su hija para ello, de modo que decide echarle una mano sin comunicárselo, poniendo un anuncio en internet, para a continuación entrevistar a potenciales pretendientes. Aunque la mayoría son más raros que un perro verde, aparece un arquitecto apuesto y ricachón que parece el candidato ideal; pero el caso es que un guitarrista del hotel donde Daphne veía a los posibles novios no ha perdido detalle, y él mismo decide dar un impulso a su "candidatura", aunque ella le haya rechazado de antemano.

Con estos mimbres cualquiera de los maestros de antaño (Ernst Lubitsch, Billy Wilder, Preston Sturges.) habría urdido una comedia divertida y sofisticada, con su punto de malicia. Pero Michael Lehmann no se acerca ni a la suela de los zapatos de ninguno de ellos; el guión que maneja es torpe hasta extremos insospechados, y el reparto encabezado por Diane Keaton y Mandy Moore poco puede hacer para salvar la función.

Así las cosas, lo más interesante es el análisis sociológico -poco alentador, todo hay que decirlo- que cabe hacer a partir de la película, donde entre otras lindezas tenemos: 1) personajes femeninos que hablan de sexo sin recato alguno; 2) niño repipi hablando de penes y vaginas; 3) anciana madre que se mete en páginas de sexo de internet, y cuyo mayor trauma, como confiesa emotivamente a su hija soltera, es que nunca tuvo un orgasmo con su marido; 4) chica saliendo y acostándose con dos hombres, que se autojustifica porque aquello le vino sin buscarlo; 5) perro obsesionado con el sexo, también; 6) anciano, padre de un pretendiente de Milly, que se lía con su madre la primera vez que se encuentran; 7) ración de sexo antes de casarse, olé, olé. La cosa da idea de en qué mundo infeliz viven algunos.

TRAILER

Daphne Wilder is a mother whose love knows no bounds or boundaries. She is the proud mom of three daughters: stable psychologist Maggie, sexy and irreverent Mae and insecure, adorable Milly - who, when it comes to men, is like psychotic flypaper. In order to prevent her youngest from making the same mistakes she did, Daphne decides to set Milly up with the perfect man. Little does Milly know, however, that her mom placed an ad in the on-line personals to find him. Comic mayhem unfolds as Daphne continues to do the wrong thing for the right reasons...all in the name of love. In a battle of strong wills, the mother-daughter dynamic is tested in all its fierce, wacky complexity. The girls help Daphne finally discover the truths and impossibilities of motherly love, all while trying to answer the questions: where does it begin and where should it end?

"Se desarrolla cautelosamente según las reglas de las comedias románticas. (...) Un suave ejercicio de deliberada mediocridad, con sonrisas y momentos conmovedores repartidos cuidadosamente." (A. O. Scott: The New York Times)

"Lo que sus responsables intentan que sea divertido -una madre y sus hijas hablando sobre orgasmos mientras compran zapatos- no es divertido: es horrible." (Ann Hornaday: The Washington Post)

"Un ejercicio de cursilería enlatada que empuja a sus atractivas estrellas Diane Keaton y Mandy Moore al borde de la histeria en plan telecomedia." (Dennis Harvey: Variety)

"La búsqueda del amor verdadero es la columna vertebral de las comedias románticas (...) pero en esta película es un retrato torpe y nada auténtico manejado de un modo sorprendentemente tedioso." (Connie Ogle: Miami Herald)

"Se abre con vigor, marcando las distancias con respecto al grueso del género mediante algún toque de sofisticación, pero no tarda en remansar su ímpetu en los territorios de la apatía y el lugar común." (Jordi Costa: Diario El País)

"Ocurrencia sin ingenio, previsible y repetitiva, que malgasta sus pocas ocasiones de crear un buen gag." (Alberto Bermejo: Diario El Mundo)


Director: Michael Lehmann. Intérpretes: Diane Keaton (Daphne Wilder), Mandy Moore (Milly), Gabriel Macht (Johnny), Tom Everett Scott (Jason), Lauren Graham (Maggie), Piper Perabo (Mae), Stephen Collins (Joe), Ty Panitz (Lionel), Matt Champagne (Eli), Colin Ferguson (Derek), Tony Hale (Stuart). Guión: Karen Leigh Hopkins y Jessie Nelson. Música: David Kitay. Fotografía: Julio Macat. Montaje: Paul Seydor y Troy Takaki. Título Original: Because I said so. País: USA. Año: 2007. Duración: 102 min. Género: Comedia romántica.

13/04/09

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...