Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

miércoles, 22 de octubre de 2008

Quantum of Solace

Traicionado por Vesper, la mujer que amaba, 007 (Daniel Craig) lucha contra su deseo de transformar su misión en algo personal. Determinados a descubrir la verdad, Bond y M (Judi Dench) interrogan a Mr. White (Jesper Christensen) que revela que la organización que chantajeó a Vesper es mucho más compleja y peligrosa de lo que nadie podía imaginar. Información de inteligencia vincula a un traidor del MI6 a una cuenta bancaria en Haití, donde Bond conoce a la bella y luchadora Camille (Olga Kurylenko), una mujer que busca su propia vendetta. Camille conduce a Bond directamente a Dominic Greene (Mathieu Amalric), hombre siniestro y jefe de la misteriosa organización. En una misión que le lleva a Austria, Italia y Sudamérica, Bond descubre que Greene conspira para lograr el control total de los recursos naturales más importantes del mundo, y para ello está forjando un pacto con el exiliado general Medrano (Joaquín Cosío). Usando a sus socios en la organización y manipulando sus poderosos contactos en la CIA y el gobierno británico, Greene promete derrocar al régimen existente en Bolivia, otorgando al general el control de un país a cambio de un trozo de tierra aparentemente estéril. En un campo minado de traiciones, asesinatos y engaños, Bond se alía con viejos amigos en una batalla para descubrir la verdad. Cuando está cerca de encontrar al responsable de la traición de Vesper, 007 debe ir un paso por delante de la CIA, los terroristas e incluso de M, para descubrir el siniestro plan de Greene y detener ‘Quantum’.

Continúa el preceso de humanización de Bond, James Bond, en la nueva etapa de la franquicia del agente secreto, propiciada por la incorporación de Daniel Craig a la hora de encarnar al personaje, y del trío Paul Haggis-Neal Purvis-Robert Wade en la elaboración de las tramas. La cosa arranca apenas una hora después de los acontecimientos narrados en 007 Casino Royale, con Bond roto de dolor por la muerte de Vepper, la mujer de la que se había enamorado; 007 ha vuelto a convertirse en un hombre de hielo, que sólo piensa en vengarse, lo que no hace mucha gracia a M. En cualquier caso la organización a la que se enfrenta el MI6 es superpoderosa, pues logra infiltrar agentes incluso en los propios servicios secretos británicos, que quizá sólo operen despues de años de servicio aparentemente leal. Como es de imaginar, Bond irá dando brincos de un punto a otro del planeta, para enfrentarse a una conspiración que implica a generales golpistas de Bolivia, y a millonarios empresarios del sector de la energía con aparentes preocupaciones ecológicas. En el camino se encontrará con la hermosa mujer de turno, en este caso Camille, quien comparte con 007 la motivación de la venganza.


Está claro que el tándem de productores Michael G. Wilson-Barbara Broccoli se siente muy seguro del cambio de rumbo emprendido por la saga, de lo que parece un síntoma la arriesgada elección de un director improbable para el film, Marc Foster (Monster's Ball, Descubriendo Nunca Jamás, Cometas en el cielo). El realizador es consciente de que se cuenta con él para insuflar vida a los personajes, dentro de lo que permite el molde Bond, y que a la vez tiene que entregar impactantes secuencias de acción. El resultado está a la altura de lo esperable, aunque quizá cabía esperar de Foster algo más emocionante en lo que a lo dramático se refiere. Diríase que la saga de Bourne ha creado escuela, ése parece el modelo a seguir. Y junto a los toques de humanidad, tenemos esas escenas impactantes que el espectador aguarda, de entre las que sobresale la persecución por los tejados de Siena, que culmina en el interior de la cúpula de una iglesia en restauración. En el reparto, Craig sigue afianzándose como Bond humano. Para casi todos los actores, la cosa es pura diversión, desde Judi Dench, a Giancarlo Giannini, o el hispano Fernando Guillén Cuervo. Olga Kurylenko es la chica Bond para la ocasión, se diría que las pelis de la acción se la rifan (ahí están Hitman y Max Payne), y aquí, además de belleza, aporta cierto toque de fragilidad a su personaje.


Taquilla: En USA Quantum of Solace ha conseguido el mejor primer fin de semana de toda la historia de los James Bond (70 millones de dólares). Por su parte, QoS estableció un nuevo récord de taquilla en el Reino Unido al ser la película que más dinero ha recaudado en su fin de semana de estreno: 25,3 millones de dólares. El récord anterior lo ostentaba "Harry Potter y el Cáliz de Fuego" con 24,7 millones de dólares.

TRAILER

Is there solace in revenge? Bond and "M" sniff a shadowy international network of power and corruption reaping billions. As Bond pursues the agents of an assassination attempt on "M," all roads lead to Dominic Greene, a world-renowned developer of green technology. Greene, a nasty piece of work, is intent on securing a barren area of Bolivia in exchange for assisting a strongman stage a coup there. The CIA looks the other way, and only Bond, with help from a retired spy and from a mysterious beauty, stands in Greene's way. "M" wonders if she can trust Bond, or if vengeance possesses him. Beyond that, can anyone drawn to Bond live to tell the tale?

"Quantum of Solace hace el film 22, y sobrevivirá a él, pero para el 23 es necesario volver al boceto original y rediseñarlo desde abajo. Por favor, a ver si lo entienden: ¡James Bond no es un héroe de acción!." (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)

"Despojada del humor, la elegancia y el estilo reinventado -a la vieja escuela- de 'Casino Royale', a 'Quantum' le han dejado poco excepto el argumento, que es rudimentario y ligeramente excéntrico, en la línea de los films de Roger Moore de los 70 y 80." (Derek Elley: Variety)

"Bond parece mostrar un serio caso de 'envidia de pene' de Jason Bourne (...) Reparte bien las palomitas, pero ignora el veneno que supone comerse las entrañas de Bond. Un error mortal." (Peter Travers: Rolling Stone)

"Todos sabemos lo que es morirse de aburrimiento, pero ¿Alguna vez le han matado de entretenimiento? (...) No hay nada tan fatigoso como una película que no se detiene en su intento de ser excitante todo el tiempo." (Anthony Quinn: The Independent)

"Una secuela visualmente imaginativa (...) Como en 'The Dark Knight', la única pega es que, aunque es excitante e imaginativa, no es exactamente la idea que uno tiene de 'diversión'. Quizá en la próxima película podrían dejar que el héroe disfrutara él un poco más." (Kim Newman: Empire)

"Vaciado de un icono. (...) Una película sorprendentemente concisa en sus frenéticos 106 minutos de metraje, que funcionan como constante encadenado de secuencias de acción" (Jordi Costa: Diario El País)

"Parece que los responsables sufrieran de un 'horror vacui' adrenalítico (...) Pero esto no es lo que más chirría, sino la evolución del personaje. (...) no es de recibo que todo un 007 se rebaje al nivel de Charles Bronson clamando venganza parda." (Javier Cortijo: Diario ABC)

Director: Marc Forster. Interpretes: Daniel Craig (James Bond), Jeffrey Wright (Felix Leiter), Mathieu Amalric (Dominic Greene), Gemma Arterton (agente Fields), Olga Kurylenko (Camille), Judi Dench (M), Giancarlo Giannini (Mathis), Jesper Christensen (Sr. White), Joaquín Cosio (general Medrano), Anatole Taubman (Elvis), David Harbour (Gregg Beam), Rory Kinnear (Tanner), Fernando Guillén Cuervo (jefe de policía), Glenn Foster (Mitchell), Paul Ritter (Guy Haines). Guión: Paul Haggis, Neal Purvis y Robert Wade; basado en los personajes creados por Ian Fleming. Música: David Arnold. Fotografía: Roberto Schaefer. Países: Reino Unido y USA. Año: 2008. Duración: 108 min. Género: Acción, thriller.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...