Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

lunes, 5 de enero de 2009

Hollywoodland


La película, inspirada en un caso real y tristemente célebre de Hollywood, nos sitúa en 1950, cuando un detective privado (Adrien Brody), mientras investiga la desaparición de la estrella de la serie televisiva “Superman”, George Reeves (Ben Affleck), descubre inesperadas conexiones con su propia vida que van haciendo al caso cada vez más personal. La tórrida relación que Reeves tuvo con la mujer (Diane Lane) de un ejecutivo de un estudio (Bob Hoskins) puede ser la clave para descubrir la verdad.

  El 16 de junio de 1959 marcó el final de la inocencia para millones de niños de todo el mundo, conmocionados por la noticia de que Supermán había muerto. Ese día aparecía el cadáver del primer actor que encarnó al personaje en televisión, George Reeves, que presuntamente se disparó con un revólver en su dormitorio, aunque la policía encontró dos orificios de bala en la moqueta, por lo que se llegó a barajar entre otras la hipótesis de un posible asesinato. Este suceso dio mucho que hablar en Hollywood en su momento, e inspira este film, con varios puntos en común con La dalia negra, basada en una novela de James Ellroy, que también es cine negro a partir de un célebre asesinato real. El guión de Paul Bernbaum, que en su momento fue uno de esos niños que no se perdían ni un solo episodio de Supermán, introduce a un personaje real, el detective privado de medio pelo Louis Simo, que para rehabilitar su buen nombre, investiga el ocaso de la carrera de Reeves, en busca de una explicación a su muerte, tras ser contratado por la madre del actor, convencida de que su retoño nunca habría sido capaz de suicidarse. Adrien Brody, Diane Lane y Bob Hoskins realizan interpretaciones tan sólidas como siempre. Pero la crítica se ha fijado especialmente en el trabajo de Ben Affleck, bastante correcto, lo que no suele ser habitual en un actor que muchas veces resulta poco convincente. Esto explica su nominación al Globo de Oro, y su Copa Volpi al mejor actor en el Festival de Venecia. Así las cosas, puede calificarse de prometedor esta opera prima en cine de Allen Coulter, forjado en series de éxito como Los Soprano, A dos metros bajo tierra y Roma. Coulter muestra los mecanismos internos de Hollywood, centrándose en los aspectos más oscuros y sórdidos, como los productores ávidos de poder, la ambición de los aspirantes a estrella, las relaciones sexuales motivadas por intereses creados, y sobre todo el declive de estrellas que no han sabido asimilar ni el éxito ni el fracaso. Todo esto, narrado con un tono propio de clásicos del 'film noir' como El sueño eterno y El halcón maltés, podría haber dado lugar a una película memorable. Desgraciadamente, Coulter no llega a rematar la jugada, perdiéndose con escenas muchas veces reiterativas, pues filma tres hipótesis posibles del asesinato que llegan a resultar insufribles, pues no aportan nada nuevo. También pesa excesivamente el hecho de que el film no se moje aportando una posible resolución al caso, como hacía La dalia negra.


An exploration of fame and identity, inspired by one of Hollywood's most infamous real-life mysteries. June 16, 1959. The glamour of Tinseltown permanently fades for actor George Reeves, the heroic Man of Steel on TV's Adventures of Superman, as the actor dies in his Hollywood Hills home. Felled by a single gunshot wound, Reeves leaves behind a fiancée - aspiring starlet Leonore Lemmon - and millions of fans who are shocked by his death. But it is his grieving mother, Helen Bessolo, who will not let the questionable circumstances surrounding his demise go unaddressed. Helen seeks justice, or at least answers. The Los Angeles Police Department closes the case, but Helen hires - for $50 a day - private detective Louis Simo. Simo soon ascertains that the torrid affair Reeves had with Toni Mannix, the wife of MGM studio executive Eddie Mannix, might hold the key to the truth. But truth and justice are not so easily found in Hollywood. Simo pursues dangerous and elusive leads in both high and low places and, in trying to turn up the heat, risks getting burned. The detective also uncovers unexpected connections to his own life as the case turns more personal and he learns more about Reeves himself. Behind the icon was a complex man who gave his life to Hollywood in more ways than one.

  "Los detalles de la época y las interpretaciones son uniformemente magníficos, y los personajes principales son incluso más complejos que los de 'Chinatown'." (Jonathan Rosenbaum: Chicago Reader)

"Es demasiado larga, irregular y de ritmo entrecortado. Pero es también caústica y poderosa." (Peter Travers: Rolling Stone)

"Tiene más estilo que sustancia (...) Gracias a la fuerza de las interpretaciones nos mantiene enganchados y entretenidos." (Claudia Puig: USA Today)

"La película es un poco como el propio Reeves: con un comienzo prometedor pero se va apagando entre la indefinición y la intriga." (Mick LaSalle: San Francisco Chronicle)

"Todo resulta no ya creíble, sino también fascinante. No existen titubeos, ni confusión narrativa, ni desaliño (...) existe claridad, complejidad y talento." (Carlos Boyero: Diario El Mundo)

"Cine negro moderno, al viejo estilo. (...) Affleck borda ese personaje tosco, voluntarioso, simpaticote." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

"Coulter recupera con notable pulso el irrespirable ambiente del cine negro enmarcado en Hollywood" (Javier Ocaña: Diario El País) 

Director: Allen Coulter. Intérpretes: Adrien Brody (Louis Simo), Ben Affleck (George Reeves), Diane Lane (Toni Mannix), Bob Hoskins (Edgar Mannix), Lois Smith (Helen Bessolo), Robin Tunney (Leonore Lemmon). Guión: Paul Bernbaum. Música: Marcelo Zarvos. Fotografía: Jonathan Freeman. País: USA. Año: 2006. Duración: 125 min. Género: Drama, thriller.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...