Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

lunes, 29 de diciembre de 2008

City Hall

El alcalde de Nueva York, John Papas, se vale de sus dotes de brillante orador y su fuerte carisma para gobernar la ciudad a su antojo. Pero una mañana un niño resulta muerto en un tiroteo entre narcotraficantes y detectives de narcóticos en un barrio de mayoría negra. Su teniente de alcalde, el idealista Kevin Calhoun, comienza a investigar por qué el narco es liberado de la cárcel a las pocas horas de su detención.

La historia, narrada desde el punto de vista de Kevin, ayudante del alcalde, es una especie de viaje iniciático al borde del abismo que acaba en la corrupción. Kevin -capaz, decidido en la contienda política y honrado-, descubrirá que no todo es koshar -en hebreo, comida pura- en su oficio; la vieja idea de que entre el blanco y el negro hay muchos grises no tarda en flotar ante sus ojos. La envoltura casi invisible de los asuntos dudosos exige estar en guardia si se quiere conservar la honestidad.

El guión, de construcción impecable, ha sido sometido a un progresivo pulimiento en el que han participado cuatro guionistas de renombre. Todos los cabos terminan atados, y hay una buena definición de personajes. Se añora sin embargo un punto de brillantez, algo más de imaginación. Harold Becker hace una dirección eficaz, sin llamar la atención. Se empantana un tanto al principio, en las escenas algo reiterativas de honras fúnebres, pero luego conduce la historia con pulso firme. Con su excelente equipo de dirección de arte logra hacer creíbles los entresijos de la política municipal, de un modo semejante a como se dibujaban las interioridades de la Casa Blanca en El presidente y miss Wade.

El reparto es envidiable. Al Pacino, siempre estupendo, da el aire requerido al poco claro comportamiento ético de su personaje, a la vez que muestra su humanidad. Sólo se excede en la secuencia del funeral del chiquillo, donde Becker debía haberle exigido contención. Las escenas que comparte con John Cusack -muy bien éste en su sobriedad- gozan del aire paternofilial que exige su relación. Vale la pena destacar a Danny Aiello, brillante en un papel secundario.


One seemingly routine morning, a little boy is shot dead in the cross fire between a drug dealer and a narcotics detective in a predominantly black New York City neighborhood. John Pappas, the idealistic mayor of the city, cleverly prevents a race riot, and everything seems to be OK. However, things get complicated again when Kevin Calhoun, Pappas's loyal chief of staff, who is even more idealistic than Pappas himself, begins to wonder why the drug dealer, who just happens to be the son of the local Mafia boss, was out on the streets in the first place after receiving a sentence of five year's probation for a conviction which would normally warrant a 10 to 20-year jail term. Further complicating matters is Marybeth Cogan who represents the widow of the narcotics detective. She is trying to find out why the pension for the cop is being withheld and she brings Calhoun deeper into a scandal that makes him take a second look at what he once took for granted.

"Un reparto y guionistas excepcionales se afanan en una fábula de poder y corrupción. Luego llega la confusión, el exceso de pretensiones, las direcciones planas... y se comieron todo" (Luis Martínez: Diario El País)


Director: Harold Becker. Intérpretes: Al Pacino, John Cusack, Bridget Fonda, Danny Aiello, Martin Landau, David Paymer, Anthony Franciosa, Richard Schiff, Lndsay Duncan, Nestor Serrano. Guión: Ken Lipper, Paul Schrader, Nicholas Pileggi. Música: Jerry Goldsmith. Fotografía: John Corso, Michael Seresin. Título Original: City Hall. Año: 1996. País: EE.UU. Duración: 105 min. Género: Policiaco.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...