Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

jueves, 26 de marzo de 2009

El Milagro de Henry Poole


Henry Poole (Luke Wilson) regresa al barrio de clase media de Los Ángeles donde se crió con el objetivo de hallar algo de paz y soledad. A través de una irritante agente inmobiliaria (Cheryl Hines), compra una casa mediocre sin discutir el precio y se instala con una caja de vodka y montones de donuts. Sin embargo, el retiro tranquilo y voluntario de Henry se ve interrumpido por un trío de vecinas: una cotilla con buenas intenciones llamada Esperanza (Adriana Barraza); la niña de ocho años Millie (Morgan Lily), que no ha abierto la boca desde que sus padres se divorciaron pero que no cesa de grabar las conversaciones de los vecinos para reproducirlas una y otra vez –a menudo en los momentos más inoportunos–; y su madre, Dawn (Radha Mitchell), la joven y bella divorciada que le coge un cariño inesperado a Henry. Cuando Esperanza descubre una mancha en la fachada de la casa de Henry, se queda fascinada con la posibilidad de que ésta posea poderes milagrosos y empieza a organizar visitas al “lugar sagrado”. Incluso invita a el pastor de la parroquia, el padre Salazar (George Lopez), para que inspeccione la aparición. Inspirados por sus convicciones, los fieles que se congregan ante la mancha comienzan a reportar unos sucesos inexplicables que ellos atribuyen al poder maravilloso de la pared. A medida que crece el volumen de gente que le invade el jardín en busca de milagros y la amistad que está creando con la pequeña Millie –que le acerca cada vez más a Dawn–, el escéptico Henry se ve irrefrenablemente arrastrado de nuevo al mundo que había tratado de dejar atrás. De forma gradual comienza a observar el milagro de la esperanza, para terminar comprobando de primera mano el poder de la curación.

Una pequeña película, audaz en su planteamiento sin complejos, que enfrenta el racionalismo desesperanzado con la mente abierta dispuesta a creer lo increíble. En efecto, la idea no es otra que la de interpelar al espectador con la sencilla -y a la vez peliaguda- cuestión de si los milagros existen, y en tal caso, si ocurren a diario. Se muestra con naturalidad el recurso a la oración, aunque quizá se echa en falta una espiritualidad más sólida, y de trato personal con Dios. El acierto del primerizo guionista Albert Torres es no hacer las cosas demasiado obvias, mostrar las figuras del creyente y del escéptico con equilibrio, perfilando al ser humano que hay en uno y otro, con virtudes y debilidades. La idea es buena, pero le falta un poquito de fuerza en lo relativo al personaje de la guapa vecina y la relación que establece con Henry, o en "el milagro" de la cajera. También la inserción de canciones, aunque bellas, descolocan un tanto. En cambio hay autenticidad en la metomentodo Esperanza -la Adriana Barraza nominada al Oscar por Babel- o en el sencillo sacerdote -George López-, y algunos momentos poderosos, como en el clímax ante el paño de pared, con una nutrida aglomeración de curiosos. Mark Pellington (Arlington Road, Mothman, la última profecía) ha puesto ganas en el film, y aunque no sea memorable, da qué pensar, lo que no es poco en tiempos de pensamiento débil. Luke Wilson sabe llevar bien el peso de la película.


In a working class neighborhood in Los Angeles, a world weary Henry Poole buys a house, caring little about its lack of amenities. He drinks and eats pizza. Recent stucco work has left a brown stain in a patio wall, and, to Henry's irritation, Esperanza, a neighbor, is certain she can see the face of Jesus in the stain. She brings her priest, then others. Meanwhile, Henry hears his conversations replayed over the fence in another neighbor's yard: it's Millie, about 7, mute, clutching a tape recorder. He tells Millie's mom why he's sad and angry. The face on the wall seems to shed a tear of blood. Is Henry beyond feeling any emotion?


"Sátira, ligera, religiosa, (...) fabula sobre el poder del amor (y de la impertinencia) desde un 'simpsoniano' vecindario con manchas milagrosas." (Fausto Fernández: Fotogramas)

"Una lección ilustrada sobre la engañosa aplicación del espíritu indie como mera textura de un producto mucho más convencional de lo que Pellington estaría dispuesto a reconocer: un canto a las virtudes de la fe" (Jordi Costa: Diario El País)

"Abusa de los recursos de estilo y las convenciones temáticas más folletinescas sin lograr conmover al creyente, convertir al incrédulo o entretener a uno y otro." (Francisco Marinero: Diario El Mundo)


Director: Mark Pellington. Intérpretes: Luke Wilson (Henry Poole), Adriana Barraza (Esperanza), Radha Mitchell (Dawn Stupek), George Lopez (padre Salazar), Cheryl Hines (Meg), Morgan Lily (Millie), Beth Grant (Josie). Guión: Albert Torres.Música: John Frizzell. Fotografía: Eric Schmidt. Título Original: Henry Poole is here.País: USA. Año: 2008. Duración: 99 min. Género: Comedia dramática.

26/03/09

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...