Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

jueves, 12 de marzo de 2009

Los Falsificadores

“Los falsificadores” relata la verdadera historia de Salomon Sorowitsch, insigne falsificador y bohemio. Tras su confinamiento en un campo de concentración alemán en 1944, aceptó colaborar con los nazis en la mayor operación de falsificación de billetes de la Historia, con la que se pretendía contribuir a la financiación de la guerra. Durante los últimos años del conflicto, cuando el Reich veía cercano su final, las autoridades decidieron imprimir sus propios billetes en las divisas de sus principales enemigos. Con aquel dinero falso pretendían anegar las economías de los países rivales y al tiempo llenar sus propias arcas, vacías por la guerra. En el campo de concentración de Sachsenhausen, dos barracones fueron aislados del resto de las instalaciones y del mundo exterior para ser transformados en perfectos talleres de falsificación. Así nació la denominada Operación Bernhard.


Aunque se trata de un argumento atractivo, sobre una historia poco conocida de la Segunda Guerra Mundial y los campos de concentración, la película del austríaco Stefan Ruzowitzky, candidata al Oscar, dista de ser perfecta. Le pesa, rítmicamente, su plomiza trama de colaboracionismo a cambio de salvar el pellejo, que recuerda a otro título de similares características, La zona gris. El film se centra en describir al contemporizador personaje del falsificador, bien interpretado por Karl Markovics, pero demasiado frío y ambiguo, pues aunque es obvio que va sobre todo a lo suyo, no puede dejar de afectarle el destino de los que están con él, como es el caso de Kolya, que acaba aquejado de tuberculosis. Se nos quiere hacer reflexionar sobre el difícil, imposible, equilibro entre el instinto de supervivencia y la entrega, a cambio, de la dignidad, todo ello en circunstancias extremas. Pero es un discurso que, tal vez por no querer condicionar al espectador, guarda demasiado las distancias. De tal modo que el personaje de Adolf Burger, el más positivo, que se niega por ejemplo a llevar ropa civil y conserva el pijama a rayas, tampoco resulta muy atractivo, se nos antoja inflexible en exceso en sus intentos por demorar el diseño de los billetes falsos. Otro personaje que se intenta delimitar es el de Herzog, pero se nos ofrecen elementos de él contradictorios, para él sólo parece valer aquello de "todo por la pasta", algo que al final, en el caso de Sally, se descubre escasamente valioso.


En la puesta en escena abunda un tono documental, mucho grano, fotografía quemada y cámara en mano, todo en aras del realismo. Acompaña a las imágenes una partitura inspirada en la música del tango, que contribuye al general tono tristón que impregna toda la película.

TRAILER

The Counterfeiters is the true story of the largest counterfeiting operation in history, set up by the Nazis in 1936. Salomon "Sally" Sorowitsch is the king of counterfeiters. He lives a mischievous life of cards, booze, and women in Berlin during the Nazi-era. Suddenly his luck runs dry when arrested by Superintendent Friedrich Herzog. Immediately thrown into the Mauthausen concentration camp, Salomon exhibits exceptional skills there and is soon transferred to the upgraded camp of Sachsenhausen. Upon his arrival, he once again comes face to face with Herzog, who is there on a secret mission. Hand-picked for his unique skill, Salomon and a group of professionals are forced to produce fake foreign currency under the program Operation Bernhard. The team, which also includes detainee Adolf Burger, is given luxury barracks for their assistance. But while Salomon attempts to weaken the economy of Germany's allied opponents, Adolf refuses to use his skills for Nazi profit and would like to do something to stop Operation Bernhard's aid to the war effort. Faced with a moral dilemma, Salomon must decide whether his actions, which could prolong the war and risk the lives of fellow prisoners, are ultimately the right ones.


"No es una obra maestra, pero sí es distinta y osada con un tema que se niega casi siempre al tratamiento con matices" (Carlos Boyero: Diario El Mundo)

"Película estimable, pulcra, de temática en todo momento interesante aunque de desarrollo no siempre conveniente" (Javier Ocaña: Diario El País)

"Gran dilema algo falto de emoción. (...) El desgarro interior de los personajes merecía más atención. Pero aunque no sepa llegar tan hondo, el drama es digno de verse." (Federico Marín Bellón: Diario ABC)

2007: Oscar: Mejor película de habla no inglesa
2007: Seminci: Espiga de Plata, mejor actor (Karl Markovics)

Director: Stefan Ruzowitzky. Intérpretes: Karl Markovics (Salomon Sorowitsch), August Diehl (Adolf Burger), Devid Striesow (Herzog), Martin Brambach (Holst), August Zirner (Dr. Klinger), Marie Bäumer (Aglaia), Dolores Chaplin (mujer pelirroja), Veit Stübner, Sebastian Urzendowsky (Kolya), Andreas Schmidt (Zilinsky), Tilo Prückner (Viktor Hahn). Guión: Stefan Ruzowitzky; basado en el libro "The devil's workshop" de Adolf Burger. Música: Marius Ruhland. Fotografía: Benedict Neuenfels. Título Original: Die fälscher. Países: Alemania y Austria. Año: 2007. Duración: 98 min. Género: Drama.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...