Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

lunes, 1 de noviembre de 2010

Air Doll

Una muñeca hinchable de tamaño natural vive en un modesto piso de Tokio. No habla ni se mueve. Pero es la única compañera de su amo, un hombre de mediana edad. Él le habla, la baña y le hace el amor cada día cuando vuelve del trabajo. La rutina diaria se rompe cuando la fantasía se hace realidad. De pronto, la Muñeca Hinchable cobra vida y tiene alma. Acaba de nacer y no entiende lo que ocurre a su alrededor, aunque se da cuenta de que existe un mundo esperando a ser explorado más allá de las paredes del piso. Con el tiempo se atreve a salir al mundo exterior, y la Muñeca Hinchable se siente fascinada por todo lo que ve. Conoce a muchas personas de todo tipo, pero ninguna es capaz de explicarle lo que significa "estar viva". Un día, la muñeca entra en un videoclub y su mundo cambia para siempre. Conoce a Junichi, el vendedor, del que se enamora inmediatamente...

En el rarito planteamiento del film se pueden encontrar similitudes con historias como las de Pinocho o Frankenstein y en el terreno cinematográfico es obligado referirse a Lars y una chica de verdad. Sin embargo, Air Doll dista mucho del aire de comedia independiente de ese film norteamericano, pues aquí todo está imbuido de la parsimonia dramática típica del cine oriental (gran trabajo en este aspecto de la actriz coreana Doona Bae), unida a una ficción muy fantasiosa con un acendrado componente sexual. Koreeda escribe el guión inspirándose al parecer en un manga que ha tenido cierto éxito en Japón, el cual le sirve para referirse sobre todo a la insatisfacción emocional que supone para la mujer ser un mero objeto de placer, sustitutivo del amor. El modo explícito en que Koreeda muestra repetidamente esta cuestión es más discutible, sobre todo en esa larga escena erótica de hinchar y deshinchar la "muñeca", que por momentos puede rayar en el ridículo.

De cualquier forma, en el fondo, todo el film se lee como una gran metáfora de la vida del ser humano, de su inscansable lucha por huir de la soledad (ese vacío que llena a la protagonista). Con imágenes bellas, delicados movimientos de cámara, palabras líricas -como el bello poema "La vida es" , de Yoshino Hiroshi- o con personajes secundarios tan entrañables como el anciano profesor o el fabricante de muñecas, Koreeda muestra su tremendo talento creativo y se perfila como uno de los grandes del cine actual japonés. Y, por eso, aunque se trate de una película claramente minoritaria, plagada de momentos de contemplación, ciertamente un poco marciana y probablemente de una duración excesiva, es interesante porque plantea cuestiones antropológicas de envergadura, que hacen referencia al sentido de la vida y a la soledad que invade a menudo el corazón del hombre, incapaz de vivir sin la compañía de los demás.

A life-size blow-up doll develops a soul and falls in love with a video store clerk.

"Maravillosamente filmada e interpretada con gran encanto. 'Air Doll' es un cuento de hadas." (Derek Elley: Variety)

"Con momentos muy logrados y pasos de comedia brillante (...) Hacia el final, la melancolía, la poesía y la fantasía se apropian del relato." (Pablo O. Scholz: Diario Clarín)

"Es una lección magistral de delicadeza" (Jordi Costa: Diario El País)

"Película imprevisible, inaudita (...) Kore-eda construye una fábula, casi un embuste, sobre lo auténtico con una absoluta precisión (y belleza) de la imagen " (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

"Una anomalía cinematográfica de factura bellísima, de ideas arriesgadas, provocadoras y emotivas y de interpretaciones precisas." (David Broc: Fotogramas)

"Deseo y el anhelo son tratados de forma meramente superficial, en tanto que 'Air doll' desdeña el sentido narrativo en favor de la pose poética y melancólica." (Nando Salvá: Diario El Periódico)

"La puesta en escena es magistral (...) con silencios que dicen más que la mayoría de diálogos y elipsis tan expresivas como necesarias. Mención especial merece la omnipresente protagonista " (Alberto Luchini: Diario El Mundo)

"Deslavazada y reiterativa pese a su originalidad, la película se diluye lentamente, dilapidada su capacidad de sorpresa" (M. Torreiro: Fotogramas)

Sin duda una cinta diferente, ritmo pausado, nos invita a pensar en nuestra forma de ver la vida. Espero no ver una versión americana. El Coleccionista.

Director: Hirokazu Kore-eda. Intérpretes: Bae Du-na (muñeca hinchable), Arata (Junichi), Itao Itsuji (Hideo), Joe Odagiri (Sonoda), Sumiko Fuji (Chiyoko), Masaya Takahashi (Keiichi), Susumu Terajima (Todoroki), Kimiko Yo (Yoshiko), Ryo Iwamatsu (Samezu), Mari Hoshino (Miki). Guión: Hirokazu Kore-eda; basado en el manga “La figura neumática de una chica” de Yoshiie Gouda. Música: World’s End Girlfriend. Fotografía: Mark Lee Ping-bing. Título original: Kûki ningyô. País: Japón. Año: 2009. Duración: 125 min. Género: Drama, romance.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...