Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

viernes, 15 de noviembre de 2013

El caso Slevin

A Slevin la vida no le va nada bien: después de que su casa sea declarada en ruinas, encuentra a su novia con otro en la cama. Desesperado, decide salir de Los Ángeles una temporada y alojarse en el apartamento que un amigo tiene en Nueva York. Pero la pesadilla de Slevin empezará realmente cuando se vea involucrado en el oscuro mundo de la mafia neoyorquina. Los dos gángsteres más respetados y temidos de la ciudad, El Rabino y El Jefe, antes socios y ahora enemigos acérrimos, viven atrincherados en sus fortalezas y llevan 20 años sin salir de ellas. Para vengar el asesinato de su hijo, El Jefe planea matar al hijo del Rabino, pero sin dejar huellas, pues, en caso contrario, estallaría una sangrienta guerra entre los dos clanes. El plan consiste en buscar un jugador que le deba mucho dinero al Jefe y encargarle el asunto.

Ingenioso thriller, en que el joven Slevin es confundido con otro, lo que le sitúa en medio de una guerra entre dos bandas de gangsters. Mientras, un misterioso asesino a sueldo engaña a unos y a otros, y la policía vigila los movimientos del variopinto grupo sin aclararse demasiado. Paul McGuigan (Obsesión) maneja bien la ‘tarantiniana’ (también en el subido tono de algún pasaje) trama del desconocido Jason Smilovic, cuyo efecto se diría parecido al del taco de una mesa de billar, por la forma en que los personajes ‘rebotan’ en las ‘bandas’ gracias al ritmo vertiginoso, las elaboradas situaciones de enredo y los diálogos afilados. Así, hasta desembocar en un enlace sorpresivo a lo Sospechosos habituales, que obliga a cuestionarse lo visto previamente. Hay además acierto en el reparto: el desconcertado protagonista (Hartnett), el asesino impávido (Willis), la vecina enredadora (Liu), los jefes mafiosos (Freeman y Kingsley), o el poli despistado (Tucci).


In an airport waiting room, a man in a wheelchair tells a stranger a story about a fixed horse race in 1979 that resulted in a family's deaths. In Manhattan, two bookies and the son of a Mob boss die. A young man just out of the shower answers the door to a neighbor woman and explains that he's visiting, has had a bad week, including being mugged, and doesn't know where his pal, who lives there, is. The neighbor is chatty; she's a coroner. Two thugs arrive and, believing the visitor to be the guy who lives there, take him to see the boss with the dead son, who tells him to kill the son of his Mob rival. Mistaken identity? What connects the threads? Cops are watching.

"Aunque el argumento te mantiene enganchado, nunca es tan inteligente como parece (...) todo el suspense se malgasta con un final torpe del tipo 'explicación para tontos'."
David Mattin: BBC News

"Como el argumento es irrelevante y los diálogos demasiado amanerados para ser tomados en serio, todo lo que queda son las interpretaciones y el diseño de producción."
Roger Ebert: Chicago Sun-Times

"Otro thriller con sorpresa dentro, (...) factura técnica impecable, moderna fotografía y música cautivadora. (...) Entretenida, lujosa en cuanto al reparto y por momentos chispeante"
Javier Ocaña: Diario El País

2006: Asociación de Directores de Canadá: Nominada Mejor Edición de Sonido
2006: Festival Internacional de Milán: 4 premios, incluyendo Película, Director y Actor (Hartnett)
2006: Editores de Sonido de EEUU: 2 nominaciones



Director: Paul McGuigan
Intérpretes: Josh Hartnett, Bruce Willis, Lucy Liu, Morgan Freeman, Ben Kingsley, Danny Aiello, Robert Forster, Stanley Tucci
Guión: Jason Smilovic
Música: Joshua Ralph
Fotografía: Peter Sova
Título Original: Lucky Number Slevin
Año: 2006
Duración: 109 min.
Género: Thriller

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...