Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

lunes, 16 de septiembre de 2013

Doomsday - El día del juicio

Gran Bretaña, 2007. El letal virus "Reaper" ha aniquilado a cientos de miles de personas. El gobierno británico decide evacuar a los supervivientes sanos y rodear con una muralla el área afectada para evitar la huida de los infectados. Cuando, treinta años después, el virus reaparece, el gobierno envía a la zona un equipo de especialistas de élite, dirigido por el Mayor Eden Sinclair, con la misión de obtener una vacuna a cualquier precio. Aislado del resto del mundo, el equipo deberá trabajar en medio de un paisaje de pesadilla.

El arranque de la historia es bastante prometedor. Una madre y su hija se unen a la multitud para abandonar Escocia antes de ser contagiados con el virus. La dureza de estas primeras imágenes es brutal, pues la desesperación se ha hecho presa de los seres humanos que cometen todo tipo de atrocidades. Sin embargo, la película va perdiendo interés poco a poco. Lo que sí es constante durante todo el metraje es la violencia, los ríos de sangre y el gusto por mostrar cuantas y variadas maldades es capaz de hacer el ser humano, incluido un banquete caníbal no apto para los estómagos más sensibles. Eso de que el hombre es un lobo para el hombre se queda en un juego de niños, pues al lado de Doomsday, el lobo es un simpático animal de compañía. Panoramas tan desoladores los hemos visto en otros títulos como en la reciente Hijos de los hombres. De hecho, esta cinta guarda ciertas similitudes con el buen trabajo que firmó Alfonso Cuarón. Y he aquí el gran fallo de la película. Ha tomado tanto prestado de otros títulos, que el resultado se ha convertido en un amasijo de estéticas y situaciones que rozan el ridículo. Las calles desérticas y la presencia del virus recuerdan a títulos como 28 días después o 12 monos; los rebeldes habitantes de Escocia tienen un aire a Mad Max aderezado con un toque Escape de Absolom; la verde campiña escocesa y el castillo del cacique Kane son de chiste, pues parece que en cualquier momento va a aparecer Martin Lawrence para convertirse en un moderno Lancelot en El caballero negro. Por no hablar de que el look de Rhona Mitra es sospechosamente parecido al de Kate Beckinsale en Underworld. Curiosamente, el director y los productores reconocen que querían rendir homenaje a películas de toda la vida tipo la trilogía creada por George Miller. Pero lo cierto es que la cosa se les ha ido de las manos y han creado una película en la que casi cualquier cosa es posible. Y esto no siempre es bueno.


A lethal virus spreads throughout the British isles,infecting millions and killing hundreds of thousands. To contain the threat, acting authorities brutally quarantine the country as it succumbs to fear and chaos. The quarantine is successful. Three decades later, the Reaper virus violently resurfaces in a major city. An elite group of specialists, including Eden Sinclair, is urgently dispatched into the still-quarantined country to retrieve a cure by any means necessary. Shut off from the rest of the world, the unit must battle through a landscape that has become a waking nightmare.

"Doomsday es frenética, ruidosa, salvajemente imprecisa y tan dispersa que parece no referenciar sus antecedentes, aunque lo intenta (...) Un homenaje sin innovación no es homenaje, es karaoke."
Matt Zoller Seitz: The New York Times

"Marshall se revela como un magnífico showman del caos y del salvajismo cómic. Esta es un Mad Max a lo Baz Luhrmann."
Wesley Morris: Boston Globe

Director: Neil Marshall
Intérpretes: Rhona Mitra, Bob Hoskins, Adrian Lester, Alexander Siddig, David O'Hara, Malcolm McDowell, Myanna Buring, Craig Conway, Nora-Jane Noone, Darren Morfitt, Lee-Anne Liebenberg
Guión: Neil Marshall
Música: Tyler Bates
Fotografía: Sam McCurdy
Título Original: Doomsday
Año: 2008
País: EE.UU., Reino Unido, Sudáfrica
Duración: 113 min.
Género: Acción, Ciencia ficción

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...