Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

lunes, 7 de noviembre de 2011

12 - Doce

Un chico checheno de 18 años es acusado de asesinar a su padrastro, un oficial del ejército ruso. Su destino está en manos de los los doce miembros del jurado. La decisión debe ser unánime, pero cuando es una vida lo que está en juego, siempre es posible plantear una duda razonable que implique la revisión por parte de cada uno de los miembros del jurado de su inicial punto de vista. Versión libre del famoso filme de Lumet "12 hombres sin piedad".

Hace 50 años Sidney Lumet dirigió un intenso y dramático film judicial sobre las deliberaciones de un jurado, Doce hombres sin piedad, a partir de un argumento ideado por Reginald Rose. El resultado rozaba la perfección, por lo que su revisitación pasado medio siglo a cargo de un cineasta ruso, Nikita Mikhalkov, sonaba a capricho de director con pocas ideas, que trata de agarrarse a una trama sólida, de eficacia probada. Lo cierto es que Mikhalkov, con ayuda de sus coguionistas Vladimir Moiseyenko y Aleksandr Novototsky, conserva el esqueleto de la narración original, pero trasladando el conjunto a la situación rusa actual, que queda enriquecido con múltiples novedades en torno a los personajes.
Así, básicamente, la historia es la misma. Un jurado, compuesto por doce hombres, todos varones, se retira a deliberar acerca de un caso de homicidio: un joven checheno está acusado de haber asesinado a su padrastro ruso. Inicialmente el grupo se toma su misión frívolamente, su deseo es acabar cuanto antes lo que consideran una tarea ingrata, que les roba su valioso tiempo. Todos están convencidos de la culpabilidad del encausado, pero en realidad no se han detenido a considerar las pruebas. Sólo cuando uno de ellos rompe la unanimidad, en un arranque de dignidad que le lleva a hacer la consideración elemental de que están juzgando a un ser humano, comienzan a sumergirse en un caso que no sólo es el del acusado. Aquello les obliga a mirarse dentro de sí mismos y ahondar en tantas heridas del alma no cicatrizadas.
Es sorprendente lo que ha logrado Mikhalkov. Lo que parecía un artificio, situar la historia en Rusia, resulta revelador de este país. Pues se entra a considerar cómo se ha asimilado el sistema democrático, y se habla de los odios étnicos, la corrupción idiosincrática rusa, las desigualdades sociales, la desestructuración familiar. Y todo ello con enorme inteligencia, de modo que la introducción no resulta nada postiza. Todo lo contrario, sirve para indagar en el sentido trágico del pueblo ruso, con una magnífica contraposición de personajes, que sirve para trasladar la atención de unos a otros con gran naturalidad, muchas veces en soberbios duelos actorales que implican a dos o tres intérpretes. El entero reparto está sobresaliente, insufla vida ya sea al tosco taxista, al cirujano de orígenes humildes, al 'nuevo rico' empresario televisivo o al tipo que siembra las dudas.
Pero es que Mikhalkov no sólo exhibe un alto sentido dramático, o presenta una encomiable humildad al reservarse un papel pequeño, que sólo brilla hacia el final, sino que entrega un film muy cinematográfico, de perfecta fotografía, fabuloso uso del gimnasio escolar donde está reunido el jurado, e inspirada partitura musical. Los flash-backs acerca del "background" del crimen son muy reveladores y nada torpes, con momentos tan intensos como los del acusado siendo niño bailando con unos soldados chechenos. E imágenes como la pelota de baloncesto atascada en el tablero de la canasta, del pajarillo encerrado, de la tubería vista o de esa imagen de la Virgen olvidada, son muy gráficas acerca de lo mejor y lo peor de los rusos.

A loose remake of 12 hombres sin piedad, set in a Russian school. 12 jurors are struggling to decide the fate of a Chechen teenager who allegedly killed his Russian stepfather who took the teenager to live with him in Moscow during the Chechen War in which teenager lost his parents. The jurors: a racist taxi-driver, a suspicious doctor, a vacillating TV producer, a Holocaust survivor, a flamboyant musician, a cemetery manager, and others represent the fragmented society of modern day Russia. A stray bird (a touch of New Age cinema) is flying above the jurors' heads, alluding to tolerance.

"Aunque la apuesta no le ha salido mal y es aceptable, todo el rato estoy pensando que no hacía ninguna falta"
(Carlos Boyero: Diario El Mundo)

"Adiós a la claustrofobia, a la sensación de tiempo real, al misterio sobre la fisonomía. (...) un inmoral giro final y convierte una pieza perfecta de 96 minutos en un grandilocuente tostón de casi tres horas."
(Javier Ocaña: Diario El País)

"Mikhalkov (...) aligera con sabiduría de viejo zorro la peligrosa densidad de la palabra, mueve la cámara (y la navaja) lo justo para no agobiar, sin dar ni un traspiés delator."
(Federico Marín Bellón: Diario ABC)

2007: Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa
2007: Nominación al León de Oro en Festival de Venecia: Mejor dirección
2008: Nika: Mejor dirección

Director: Nikita Mikhalkov
Intérpretes: Sergei Makovetsky, Sergei Garmash, Aleksei Petrenko, Yuri Stoyanov, Sergei Gazarov, Nikita Mikhalkov, Valentin Gaft, Mikhail Yefremov, Aleksei Gorbunov, Sergei Artsybashev, Viktor Verzhbitsky, Roman Madyanov
Guión: Nikita Mikhalkov, Vladimir Moiseyenko, Aleksandr Novototsky
Música: Eduard Artemyev
Fotografía: Vladislav Opelyants
Año: 2007
País: Rusia
Duración: 159 min.
Género: Drama, Thriller

# 325

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...