Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

domingo, 20 de noviembre de 2011

Todos están bien (2009)

Remake de la película homónima de Giuseppe Tornatore de 1990, cuenta con el mismo andamiaje argumental de aquélla, aunque con traslación espaciotemporal a los Estados Unidos de 2010, lo que supone paisaje y costumbres diferentes. Frank es un tipo jubilado, viudo desde hace unos meses, que contaba con reunir a sus cuatro hijos en casa durante el fin de semana. Pero cada uno ha excusado su asistencia, otra vez será. De ninguna manera, piensa Frank, que a pesar de una dolencia cardíaca, decide visitarlos en sus distintos lugares de residencia, saltando de ciudad en ciudad, con su maleta a cuestas.

El planteamiento es que los hijos no han respondido a las expectativas de su progenitor, pero al ser éste muy exigente los cuatro han orquestado una telaraña de 'mentiras piadosas' acerca de su estatus, que al final acaban saliendo a la luz. Sólo la madre les ha conocido de verdad. Y Frank tendrá que aprender a aceptar, en algún caso con dolor, que sus retoños ya no son unos 'niños', y que han hecho cosas bien y cosas mal. El problema es que el film no va más allá de apuntar la importancia de la familia, de la que hay que aceptar sus imperfecciones, y no aporta nada en la dirección de que lo que marcha mal, hay que procurar arreglarlo. Por ello, las emociones brillan por su ausencia en muchos pasajes.
Kirk Jones (Despertando a Ned, La niñera mágica) mantiene ideas como las de Frank asociando la visión de sus hijos con la de su 'versión infantil'. Pero el tono nostálgico se rebaja, y desaparecen ciertos pasajes 'fellinianos' de Tornatore. A cambio se introduce un metáfora algo forzada: Frank trabajó en el revestimiento de cables telefónicos, alusión al problema de comunicación padre-hijos (y esposa, si nos apuran), pero la verdad, en plena era de la telefonía móvil, tal símbolo carece de fuerza. O se varían las situaciones familiares-sentimentales-profesionales de los hijos, con novedades tan 'originales' como las dudas de una hija sobre su identidad sexual.
Robert De Niro se enfrentaba a la sombra de un gigante, la de Marcello Mastroianni, y se puede decir que soporta la comparación, aunque en los últimos tiempos al actor se le ve algo desganado, como si no supiera qué dirección dar a su carrera como intérprete; y aquí asume un papel que hace prácticamente sin despeinarse. El resto de actores -los hijos interpretados por Kate Beckinsale, Drew Barrymore y Sam Rockwell, más la camionera Melissa Leo- se limitan a estar, ninguna de sus composiciones es memorable.


Frank Goode lives by himself in Elmira, NY, a recent widower with heart trouble, retired from a factory job, proud of having pushed his adult children toward success. In the summer, all four kids bail on a reunion, so, against doctor's orders, Frank decides to surprise each with a visit. He sets out to see his artist son in New York City, his daughter the ad exec in Chicago, his son the conductor on tour and presently in Denver, and his daughter who's a performer in Vegas. None are as he imagines or hopes. Will they let him see themselves as they are, and can this dad adapt?


"Las únicas escenas creíbles de una película con un miedo patológico a ser una decepción son las de Mr. Rockwell. En todo lo demás 'Todos están bien' es falsa hasta la médula."
(Stephen Holden: The New York Times)

"Todos están bien (...) la soporta la esmerada interpretación de Robert de Niro (...) Pero es una película almibarada y pesimista."
(Claudia Puig: USA Today)

"Sorpresa más que agradable (...) un registro mucho más deudor de la introspección indie que del melodrama paternofilial con factura televisiva. (...) un excelente Robert De Niro lejos de la payasada o el histrión."
(Fausto Fernández: Fotogramas)

"Recuerda sobremanera a 'A propósito de Schmidt', tanto en el ritmo como en la edad y el carácter solitario del protagonista (...) una obra notable que sólo se ve empequeñecida por la poca claridad con la que se describe el abandono de unos hijos demasiado ocupados"
(Javier Ocaña: Diario El País)

"Jones, en su ansioso afán por conmover a los espectadores y arrancarles alguna lagrimita, cae en el rídiculo secuencia tras secuencia (...) las estrellas del reparto parece que están en el proyecto para hacer caja.
(Alberto Luchini: Diario El Mundo)

2009: Nominada al Globo de Oro: Mejor canción original

Director: Kirk Jones
Intérpretes: Kate Beckinsale, Robert De Niro, Sam Rockwell, Drew Barrymore, Katherine Moennig, James Frain, Melissa Leo
Argumento: Massimo De Rita (película italiana "Están todos bien"), Tonino Guerra (película italiana "Están todos bien"), Giuseppe Tornatore (película italiana "Están todos bien")
Guión: Kirk Jones
Música: Dario Marianelli
Fotografía: Henry Braham
Título Original: Everybody's Fine
Año: 2009
País: EE.UU., Italia
Duración: 100 min.
Género: Comedia, Drama

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...