Estamos en proceso de actualización de nuestros contenidos

domingo, 27 de octubre de 2013

La hija de un soldado nunca llora

Años 60. El matrimonio Willis vive en París con Channe, su hija, una niña. Él es un escritor de éxito, que busca la inspiración en Europa. Es feliz con su esposa, que le quiere. Surge en el hogar la posibilidad de adoptar a Benoît, un niño francés de 6 años, cuya madre quedó embarazada siendo adolescente. El chaval será recibido como uno más de la familia. La vida de los Willis es como la de tantas familias, aunque con la peculiaridad de que son americanos en el extranjero. Pero esto da a los chicos la posibilidad de una educación que de otro modo nunca habrían tenido. Pasa el tiempo y…

El mayor mérito de James Ivory (Regreso a Howards End, Una habitación con vistas, Las bostonianas) es atrapar al espectador en una historia normal. Desde el punto de vista de Channe –suya es la mirada que domina el metraje–, se describen cosas muy corrientes: la enfermedad cardíaca del padre, que cuelga cual espada de Damocles sobre la familia; el cariño de los esposos, de los hermanos, entre padres e hijos, con la tata; un pequeño trauma en el despertar a la sexualidad; la amistad de Channe con un compañero de temperamento artístico; los miedos del hijo adoptivo a enfrentarse a su pasado; el primer noviazgo formal de Channe… Estos puntos cotidianos adquieren un relieve insospechado. Retazos de vida auténtica, transmiten el amor de un hogar. Nadie en la familia es perfecto, todos cometen errores; pero se quieren, y existe una preocupación real por los otros.


This fictionalized story, based on the family life of writer James Jones, is an emotionless slice-of-life story. Jones here is portrayed as Bill Willis, a former war hero and now successful author who obviously drinks too much and is starting to experience health problems. Living in France with his wife, daughter, and an adopted son, the family travels an unconventional road that leaves all of them as outsiders to others. Preaching a sexual freedom, his daughter's sexual acceptance begins at an early age and betrays her when the family moves to Hanover in America. Her sexuality is definitely not the normal for American teens and gives her a bad reputation and outcasts her. Meanwhile her brooding brother struggles with his own inner turmoils about his early desertion in life. Only within the tight knit confines of his family is he comfortable to even speak.

"Conforme el filme avanza, la característica frialdad de Ivory desaparece, para llegar a la emoción"
Augusto M. Torres: Diario El País

"No es cursi, ni relamida, ni fatua como la mayoría de sus películas anteriores"
Maruja Torres: Diario El País

Director: James Ivory
Intérpretes: Leelee Sobieski, Kris Kristofferson, Barbara Hershey, Jesse Bradford, Jane Birkin, Dominique Blanc, Virginie Ledoyen, Isaach De Bankolé, Harley Cross
Argumento: Kaylie Jones (novela)
Guión: James Ivory, Ruth Prawer Jhabvala
Música: Richard Robbins
Fotografía: Jean-Marc Fabre
Título Original: A Soldier's Daughter Never Cries
Año: 1998
País: Reino Unido, EE.UU., Francia
Duración: 120 min.
Género: Drama

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...